¿Cómo purificar nuestra alma?

 

Para vencer los apetitos de nuestro cuerpo es necesario tener mucha valentía y decisión.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

La lucha por la purificación espiritual es realmente dura. Para vencer los apetitos de nuestro cuerpo es necesario tener mucha valentía y decisión. Pero este camino no está exento de peligros, porque el hombre que quiera obtener la mitigación del cuerpo deberá caminar sobre brasas y no quemarse, sobre espadas y no herirse.

Si no estamos preparados de forma adecuada para no ceder ante los deseos del cuerpo, nos terminaremos destruyendo rápidamente. Así, necesitaremos tener la mente límpida, atentos los ojos, una sólida paciencia, respetar los mandamientos de Dios, ayunar, velar y, ante todo, de la Gracia del Espíritu Santo. ¿En qué condiciones atraemos esa Gracia hacia nosotros? Haciendo todo lo que esté a nuestro alcance y luchando por no perder nunca el denuedo.

(Traducido de: Sfântul Ioan Gură de Aur, Problemele vieții, Editura Egumenița, Galați, p. 366)