Cuando enfrentes alguna tentación...

 

Acuérdate de la oración y del juicio que ocurre cuando rezas.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

Cuando te salga al encuentro la tentación o te enfade la oposición de alguien —de manera que te enciendas de ira en contra suya o digas algo indebido—, acuérdate de la oración y del juicio que ocurre cuando rezas (ese juicio que tiene lugar sobre tu conciencia, ante el rostro de Dios), e inmediatamente se disipará en tu interior dicha agitación.

(Despre rugăciune și trezvie în învățăturile Sfinților Părinți, Sfântul Cuvios Nil Sinaitul, p. 221)