Describiendo a quien persigue la honra humana

13 Septiembre 2017 Palabras de espiritualidad
 

Tal individuo se asemeja a un monstruo con muchas caras, opuestas entre sí, enfrentándose a Dios, a los demás y a todos los seres que existen.

Aquel que busca la honra de los hombres, que no es nada, y abraza el amor desmedido por los placeres del cuerpo, aferrándose a la avaricia y a la gula, o deviene en un ser diabólico, con su soberbia y orgullo, o se animaliza por medio de los placeres del vientre, o se convierte en una fiera con quienes le rodean, por su inhumana codicia.

Cuando esto ocurre, la persona renuncia a la fe en Dios, porque busca la honra de los demás, de acuerdo a las palabras de la Escritura; se aparta de la pureza y la inocencia, porque se enciende con la gula del vientre y los deseos del cuerpo, sometiéndoseles. Con esto, es sacada afuera del amor, porque se preocupa solamente por sí misma y no comparte sus bienes con su prójimo necesitado.

Tal individuo se asemeja a un monstruo con muchas caras, opuestas entre sí, enfrentándose a Dios, a los demás y a todos los seres que existen.

(Traducido de: Cuviosul Nichita Stithatul, Cele 300 de capete despre făptuire, traducere, introducere şi note de Pr. Prof. Dumitru Stăniloae, în Filocalia, vol. VI, Editura Institutului Biblic și de Misiune Ortodoxă, Bucureşti,  1977, p. 216)

Leer otros artículos sobre el tema: vanagloria, soberbia, vanidad, elogios, humildad, engaños del mundo