El Paraíso está en el corazón de cada uno

 

El Paraíso está cerca, dependiendo de la naturaleza de tus acciones.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

Padre, una mujer que suele venir a este monasterio me pidió lo siguiente: “Por favor, pregúntele al padre Justin cómo es el Paraíso. Seguramente él conoce el aspecto del Paraíso, él sabe cómo es allí”. Entonces, ¿cómo es el Paraíso? ¿A qué se parece? ¿Qué tan lejos estamos de él?

—El Paraíso está en el corazón de cada uno. ¿No puedes ver tu corazón, por causa de tus pensamientos y actos? “Orar es apartar los pensamientos”, decía alguien. Pero la oración es también la llave del Paraíso, es el camino que atraviesa el corazón del Paraíso. .

El Paraíso está cerca, dependiendo de la naturaleza de tus acciones. Si haces algo bueno, una buena acción, un acto generoso, ¿no sientes como si flotaras en el aire? Bien, entonces estás intuyendo la naturaleza del Paraíso, te sientes como si estuvieras allí.

Un hombre fue a buscar a un Santo Padre, lleno de arrepentimiento por haber pecado gravemente. Al encontrar al anciano monje, le pregunto qué correspondía hacer. “¿Caíste? ¡Levántate!”, le respondió el santo. “Me levanté... pero volví a pecar”, le respondió el hombre. “No pasa nada”, le dijo el padre, “¡Levántate otra vez! El momento final tiene que encontrarte sea levantándote, sea cayendo, pero luchando contigo mismo y con las tentaciones. Sólo así te hallarás en el camino al Paraíso”.

(Traducido de: Adrian Alui Gheorghe, Cu părintele Iustin Pârvu despre moarte, jertfă și iubire, Editura Conta, 2006 p. 65)