¿En dónde se puede oficiar la Divina Liturgia?

 

Sin el Antimension no se puede oficiar la Divina Liturgia, sea en la iglesia o en cualquier otro lugar.

La Divina Liturgia se puede oficiar únicamente en la iglesia o en una capilla santificada, contando con un Santo Antimension, y en la parte más santa del lugar, es decir, en el Santo Altar.

Si, por alguna situación extraordinaria, la iglesia hubiese sido profanada con el derramamiento de sangre humana, con alguna impureza corporal, o por el asalto de los herejes o los paganos, no se podrá seguir oficiando en ella mientras no sea purificada nuevamente, con la bendición del obispo local.

Los cánones de la Iglesia prohíben oficiar la Divina Liturgia en casas particulares. Solamente en casos excepcionales, como el hallarse en un campo de batalla, la celebración de la fiesta patronal de algún monasterio, o la consagración de una iglesia —lo que implica la asistencia de un gran número de fieles—, se puede oficiar la Liturgia afuera del templo, siempre con la bendición del obispo, en alguna sala particular o en cualquier lugar limpio, sobre una mesa en la cual se extiende el Santo Antimension. Este sustituye a la Santa Mesa y sin él no se puede oficiar la Divina Liturgia, sea en la iglesia o en cualquier otro lugar.

(Traducido de: Preot Prof. Dr. Ene Braniște, Liturgica specială, Editura Basilica, București, 2016, pp. 284-285)

 

Leer otros artículos sobre el tema: Divina Liturgia, oficios litúrgicos, objetos litúrgicos, Ortodoxia