Los íconos y la Señal de la Cruz, nuestro auxilio en el camino de la vida

 

Ahí en donde está la Cruz o la Señal de la Cruz, ahí está también Cristo, Su poder y Su salvación, si nos persignamos con fe.

Los íconos milagrosos de la Madre del Señor y los santos nos ayudan a experimentar su presencia cuando oramos, como si se tratara de personas vivas que entran en diálogo con nosotros.

Ciertamente, siempre sentimos cerca a los santos, pero los íconos nos los acercan aún más, si oramos con fe y de todo corazón.

Lo mismo podemos decir de la vivificadora Cruz. Ahí en donde está la Cruz o la Señal de la Cruz, ahí está también Cristo, Su poder y Su salvación, si nos persignamos con fe.

(Traducido de: Sfântul Ioan de Kronstadt, Viața mea în Hristos, Editura Sophia, 2005, p. 380)