Todo lo que puede hacer la oración

 

Algunas veces hasta una oración pequeña, pero elevada con toda el alma y con todo el corazón, es de gran utilidad... si la pronunciamos con convencimiento.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

Dios está en todas partes, sólo que debemos hablarle, pedirle. Algunas veces hasta una oración pequeña, pero elevada con toda el alma y con todo el corazón, es de gran utilidad... si la pronunciamos con convencimiento. Aún las primeras palabras del Padre nuestro, pronunciadas entendiendo verdaderamente su sentido y creyendo en Dios como en un Padre, pueden ayudarte completamente. El poder de Dios puede reparar tu mente y echar cualquier obsesión de tu cabeza, o librarte de cualquier tribulación. Sólo que debes llamarlo, pedírselo. Después necesitarás tiempo para alimentar tu mente sólo con cosas buenas, con cosas religiosas, orando, meditando y leyendo aquello que sea de edificación para tu alma.

(Traducido de: Din învățăturile Părintelui Arsenie Boca, Tinerii, Familia și copiii născuți în lanțuri, Editura Credința Strămoșescă, 2009, p. 216)