Sobre el sentido de la contrición más profunda

 

El llanto es el profundo dolor del alma que se arrepiente, que diariamente suma un dolor a los otros...

No es posible que uno que acaba de escuchar su sentencia de muerte quiera, por ejemplo, asistir a alguna función de teatro.

El que llora de verdad, deja de sentirse interesado por cualquier clase de deleite, los honores, la ira o la furia.

El llanto es el profundo dolor del alma que se arrepiente, que diariamente suma un dolor a los otros...

(Traducido de: Sfântul Ioan Scărarul, Scara Raiului, Editura Amarcord, Timișoara, 2000, p. 256)