Breve diagnóstico espiritual del mundo de hoy

 

Actualmente, los hombres cuentan con más y más artilugios para facilitarse la vida, pero, debido a que no saben cómo utilizarlos según los designios de Dios, se apartan de Él.

1. (Sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos) Esto que acaba de ocurrir en los Estados Unidos es una señal más de la ira de Dios, que viene sobre nosotros por causa de nuestros pecados, y de que el reino del Anticristo empieza a mostrarse de frente. Por eso, tenemos que prepararnos espiritualemente y estar atentos a nuestra vida interior, y el Señor nos mostrará Su piedad. En verdad, estas son las señales de la venida del Anticristo.

2. Habrá una guerra terrible, quizá no en estos momentos, sino en pocos años. Y será una guerra tan cruenta, que resultará difícil reconocer que los muertos en ella alguna vez fueron humanos. Estamos en los tiempos finales. Hay muchas señales de esto.

3. Dios le ha concedido un enorme don divino al hombre: la libertad de elegir. Dios no le obliga a salvarse, no le quita su libertad. Por esta razón, cuando, utilizando nuestra libertad de elegir, optamos por las pasiones, alejamos la Gracia de Dios, especialmente con nuestro egoísmo y orgullo.

4. Desde mi punto de vista, actualmente la humanidad ha cambiado. Antes era muy difícil sobrevivir, había que trabajar mucho, grandes eran las necesidades y las carencias, pero, por el lado opuesto, los hombres gozaban de una vasta alegría espiritual y simplicidad; por decirlo de alguna forma, todos estaban llenos de una santa ingenuidad. Actualmente, los hombres cuentan con más y más artilugios para facilitarse la vida, pero, debido a que no saben cómo utilizarlos según los designios de Dios, se apartan de Él. Hay una gran confusión espiritual y se ha perdido aquella alegría espiritual de antaño. No sé, así es como yo veo las cosas, y me parece que la humanidad se ha debilitado.

(Traducido de: Părintele Dionisie IgnatApoftegme, Sfânta Chilie Vatopedină a Sfântului Marelui Mucenic Gheorghe, Kolciu, Athos, 2013)