Con el amor se demuestra el conocimiento de Dios

 

El amor aparece cuando no hay sufrimiento. Y no hay sufrimiento cuando hay esperanza en Dios. Y la esperanza nace de la paciencia. Y la paciencia viene de la templanza absoluta. Y la continencia nace del temor de Dios. Y el temor de Dios, de la fe en el Señor.

El amor es un establecimiento de nuestra alma, en el que no se honra nada más que el conocimiento de Dios, de entre todo lo que existe. Pero este amor perfecto es imposible de alcanzar para el que está atrapado por algún vicio terrenal.

El amor aparece cuando no hay sufrimiento. Y no hay sufrimiento cuando hay esperanza en Dios. Y la esperanza nace de la paciencia. Y la paciencia viene de la templanza absoluta. Y la continencia nace del temor de Dios. Y el temor de Dios, de la fe en el Señor.

El que cree en el Señor le teme a los tormentos del infierno; el que teme a tales suplicios, se abstiene de los vicios, soportando con paciencia las tribulaciones. Y el que es paciente en la aflicción tendrá esperanza en Dios, esa que aleja la mente de toda mundana inquidad. Así, alejando la mente de toda perversión, ésta finalmente adquiere el amor a Dios.

(Traducido de: Sfântul Maxim Mărturisitorul, Patru sute de cugetări creștine, Editura Credința Strămoșească, Iași, 1998, p. 45)