El amor entre semejantes

 

Aunque no sea un amigo o pariente tuyo, el otro es siempre un hombre, de la misma naturaleza que tú.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

El amor que debemos demostrarnos los unos a los otros debe sobrepasar la cercanía que hay entre los amigos. El amor entre nosotros debe ser tan fuerte como el que siente un miembro de nuestro cuerpo por otro.  Ciertamente, ningún miembro del cuerpo le podría decir a otro, porque sería absurdo: “¿Qué relación y qué cercanía tengo yo contigo?”.

Esas mismas palabras no se las podría decir ningún hombre a su semejante. Aunque no sea un amigo o pariente tuyo, el otro es siempre un hombre, de la misma naturaleza que tú; tiene, además, el mismo Señor y nació en el mismo mundo.

(Traducido de: Sfântul Ioan Gură de AurDespre dragoste și prietenie, Editura Liberă, București, 2001, p. 5)