El ícono de la Madre del Señor “Tsárskoye Seló”

 

Ante el ícono se han elevado fervientes oraciones, especialmente en momentos de tribulación y catástrofe nacional, como la peste de 1771 y el cólera de 1731.

El ícono de la Madre del Señor “Tsárskoye Seló” es celebrado cada 27 de diciembre.

Este ícono le fue obsequiado al zar Alejo Mijáilovich por parte de uno de los patriarcas de Oriente (se cree que fue San Atanasio de Constantinopla, cuya festividad es el 28 de octubre).

El zar Pedro I hizo trasladar este ícono, junto con otros objetos santos, de Moscú a San Petersburgo. En 1747, en la ciudad de Tsárskoye Seló se construyó una catedral en honor al ícono de la Madre del Señor “de la Señal”.

Ante el ícono se han elevado fervientes oraciones, especialmente en momentos de tribulación y catástrofe nacional, como la peste de 1771 y el cólera de 1731. Con la mediación de la Madre del Señor, la ciudad de Tsárskoye Seló no fue alcanzada por las terribles epidemias que estaban azotando a toda Rusia. Las oraciones elevadas ante el ícono de la Madre del Señor “Tsárskoye Seló” también han ayudado a quienes enfrentaban desgracias como incendios o naufragios.

En este ícono, la Santísima Madre de Dios aparece acompañada por dos querubines. En copias más recientes se ha agregado, además de los querubines, al Santo Apóstol Pedro, a San Alejo, hombre de Dios, y a los padres de San Juan Bautista: los justos Zacarías e Isabel.

El ícono de la Madre del Señor “Tsárskoye Seló” es celebrado con los demás íconos de la Madre de la Señor “de la Señal” del sinaxario ruso.