La mayor muestra de orgullo

 

Se entromete el orgullo. La mayoría de los que se suicidan, lo hacen obedeciendo al demonio.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

Padre, hay personas que cuando enfrentan algún problema serio, inmediatamente empiezan a pensar en suicidarse.

—Se entromete el orgullo. La mayoría de los que se suicidan, lo hacen obedeciendo al demonio, quien les dice que si se quitan la vida se librarán del tormento interior que atraviesan. Entonces, por egoísmo, terminan suicidándose. Si, por ejemplo, alguien roba algo, y después se comprueba su delito, dice: “¡Este es el fin! ¡Todos se burlarán de mí!”, y, en vez de arrepentirse, humillarse y confesarse, se quita la vida. Otro se suicida porque su hijo está paralizado. “¿Cómo tener un hijo en esas condiciones?”, dice, y se desanima totalmente. Si él es el responsable de que su hijo haya quedado paralizado, y lo reconoce, lo mejor es que se arrepienta. ¿Para qué quitarse la vida, dejando solo a su hijo? ¿Acaso no tendrá que responder también por esto?

(Traducido de: Cuviosul Paisie Aghioritul, Cuvinte duhovniceşti, Vol. IV Viața de familie, Editura Evanghelismos, București, 2003, p. 283)