Los peldaños que descendemos del pecado al vicio

 

La servidumbre “es un forzoso encadenamiento no consentido del corazón y una constante unión de lo que le podría haber sucedido y muerte de nuestro equilibrio”.

En primer lugar, San Juan Climaco acentúa la diferencia entre “el primer ataque del pecado a nuestra alma” y el “enviciamiento del alma”. Luego, nos muestra las otras diferencias entre las etapas del sometimiento del hombre a los vicios: la diferencia entre el embaucamiento o la provocación y la participación de la mente en ello; la diferencia entre consentimiento y servidumbre; y la diferencia entre lucha espiritual y el vicio propiamente dicho.

Luego, San Juan los analiza uno a uno: el embaucamiento “es esa palabra vacía o imagen de algo que nos ha sucedido recientemente, eso que nos entra en la mente”. Este “no constituye pecado”. Luego sigue la participación “con o sin vicio, en lo que la mente nos ha mostrado”, pero ni siquiera ésta es “completamente” pecado. El consentimiento “ es la inclinación del alma con placer hacia eso que se le ha mostrado”, lo que puede ser bueno o malo, “de acuerdo al estado del individuo”. La servidumbre “es un forzoso encadenamiento no consentido del corazón y una constante unión de lo que podría haber sucedido y muerte de nuestro equilibrio”. Esta “debe ser juzgada de una manera si sucede mientras oramos, y de otra, si sucede fuera de la oración”. La lucha es “la igualdad de fuerzas entre ése que es tentado y quien le tienta, con lo cual el alma vence o es vencida, según sea su propia voluntad”. Ella, “ofrece una corona o un castigo”. Finalmente, llegamos al vicio, que es “esa desviación que ha anidado desde hace mucho tiempo en el alma y la cual, al hacerse un hábito, la lleva a acostumbrarse al pecado, de tal forma que voluntariamente y con gusto se hace su esclava.”.

(Traducido de: Mitropolit Hierotheos Vlachos, Psihoterapia ortodoxă: știința Sfinților Părinți, traducere de Irina Luminița Niculescu, Editura Învierea, Arhiepiscopia Timișoarei, 1998, pp. 301-302)

 

Leer otros artículos sobre el tema: lucha espiritual, Pecado, vicio