¿Por qué el amor es más grande que las demás virtudes?

 

El amor se mostró primero en el mundo y reside en el alma del hombre desde el principio.

1. Por su propio origen, que es Dios. Él, siendo “amor” (I Juan 4,8), precisamente por Su inmenso amor creó al mundo con todo lo que hay en él, y así fue como el amor se mostró primero en el mundo y reside en el alma del hombre desde el principio.

2. Por sus frutos y fuerza, porque “el amor es el cumplimiento de la ley” (Romanos 13,10).

3. Por su duración, la fe y la esperanza obran solamente en la vida terrenal. En la vida eterna, ambas serán perfeccionadas, porque el cristiano ya no tendrá necesidad de creer en Dios, porque lo podrá ver, ni esperar en Él, porque lo tendrá. El amor vivirá también entonces, porque “nunca muere”; es eterno, porque Dios Mismo, el Eterno, es amor.

(Traducido de: Credinţa ortodoxă, Editura Trinitas, Iaşi 1996, p. 322-323)