¿Cuál es el propósito de bendecir la construcción de una casa?

 

El sacerdote bendice las obras de construcción, para que, mientras se construye la casa, tanto quienes trabajan en la edificación como quienes habrán de vivir en ella, así como el inmueble mismo, estén libres de cualquier acción del demonio.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

El propósito del oficio (litúrgico) que se celebra al empezar a construir una casa queda manifiesto con las oraciones y los actos celebrados por el sacerdote en dicha ocasión. Tales actos consisten, en primer lugar, en alejar el mal, en un exorcismo, en una purificación del lugar de cualquier rastro de la actividad del maligno y, posteriormente, en su bendición y santificación, invocando la Gracia del Espíritu Santo. ¿Con qué propósito? Para que, mientras se construye la casa, tanto quienes trabajan en la edificación como quienes habrán de vivir en ella, así como el inmueble mismo, estén libres de cualquier acción del demonio, de cualquier accidente, de la envidia y la maldad de los demás, y de maldiciones o cualquier otra cosa semejante.

De esta manera, el hombre que edifica su hogar hace de Dios el protector de todas las obras de la construcción, en contra de cualquier maldad y desgracia, sabiendo que sin el auxilio de Dios no se puede hacer nada y que no hay nada que pueda doblegar Su poder.

(Traducido de: Coman Constantin, Ghidul practic al creștinului ortodox, Editura Bizantină, București, 1997)