¡Demuestra que eres la imagen de Dios!

 

Amemos, ante todo, la verdad, el pensamiento correcto, la santa bondad y el vivir con devoción. Fuimos creados en esta Tierra para que ansiemos con celo la belleza eterna y tomemos parte de los diálogos en misterio de Dios. ¡Conoce, oh alma, la altura de tu gloria!

"Yo fui hecho a imagen de Dios",

Siguiendo la anterior afirmación, debemos ser suficientemente juiciosos para alcanzar las bondades primordiales. Es importante que sepas que debes portarte de acuerdo a tu Cristo, a Quien debes asemejarte verdaderamente. Esto lo alcanzarás cuando, con perseverancia y hasta tu último aliento, conduzcas tu vida de acuerdo a Sus divinos mandatos, cuando te alejes de los deseos viciosos del cuerpo, y cuando arranques de tu corazón toda mentira, toda lisonjería y la destructiva envidia.

Amemos, ante todo, la verdad, el pensamiento correcto, la santa bondad y la vida con devoción. Fuimos creados en esta Tierra para que ansiemos con celo la belleza eterna y tomemos parte de los diálogos en misterio de Dios. ¡Conoce, oh alma, la altura de tu gloria y no te parezcas a los animales!

(Traducido de: Sfântul Maxim Grecul, Viața și cuvinte de folos, Editura Bunavestire, Galați, 2002, p. 32)

 

Leer otros artículos sobre el tema: seguir a Cristo, Deberes del cristiano, lucha por la salvación