El humilde es el más grande de todos

 

La verdadera dimensión de la perfección es la humildad. Por eso, si no podemos entender el Reino de Dios, al menos aceptémoslo como lo haría un niño, sin buscar ninguna contradicción.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

¿Quieren saber quién es el más grande, el más importante? La respuesta es, sin duda alguna, paradójica: aquel que se ve a sí mismo como el más pequeño, como el último de todos, ese es el más grande ante los ojos de Dios.

Grande es aquel al que lo último que le interesa es ser grande. Grande es aquel que crece sin saberlo, como el grano de trigo bajo el calor del sol y la fuerza del viento. Si hay un desarrollo normal, natural, también es normal el crecimiento que va más allá de nuestra naturaleza, porque la verdadera dimensión de la perfección es la humildad. Por eso, si no podemos entender el Reino de Dios, al menos aceptémoslo como lo haría un niño, sin buscar ninguna contradicción.

(Traducido de: Protosinghelul Arsenie BocaCuvinte vii, Ediția a II-a revizuită, Editura Charisma, Deva, 2006, pp. 147-148)

Leer otros artículos sobre el tema: alma humilde, aprender a ser humildes, hacernos humildes, humildad