La incertidumbre ante el futuro

 

Apóyate en Él y aun antes de librarte de la necesidad, te enviará la paz espiritual que tanto necesitas y que te hará olvidarte de tus tribulaciones

¡Cuánta intranquilidad nos causa algunas veces la incertidumbre del futuro! La forma de escapar de todas esas preocupaciones no es sino una sola: la esperanza en el Señor. Y esta se fortalece cuando pensamos y entendemos lo que ha pasado antes con nosotros mismos y con otros. Es imposible encontrar una sola persona que no haya recibido, a lo largo de su vida, una ayuda inesperada en la aflicción o una beneficiosa transformación de su existencia.

Cuando te agobien pensamientos negros en lo que respecta a tu futuro, fortalece tu alma con el recuerdo de todos esos acontecimientos. Tanto hoy como en los días pasados, Dios dispone todo para nuestro bien. Apóyate en Él y aun antes de librarte de la necesidad, te enviará la paz espiritual que tanto necesitas y que te hará olvidarte de tus tribulaciones.

“La misericordia rebosará sobre aquel que confía en el Señor”. Las Santas Escrituras están llenas de evidencias de esta afirmación, así como la vida de los santos, la tuya y la de quienes te rodean. Examínate y verás, como en un espejo, que “el Señor está cerca de todos aquellos que lo buscan”, y así tu alma deja de perturbarse por tu futuro.

(Traducido de: Sfântul Teofan ZăvorâtulTâlcuiri din Sfânta Scriptură pentru fiecare zi din an, Editura Sophia, București, p. 238)