¿Qué ocurre cuando dejamos que Cristo entre a nuestro corazón?

 

Cuando Cristo viene a llenar toda la casa de nuestro corazón, todos los problemas, todos los desvíos, todas las intranquilidades desaparecen. Y también el pecado desaparece.

Acerquémonos a Cristo y abrámosle el corazón, del mismo modo en que abrimos las cortinas de nuestra ventana para que el sol entre a plenitud, para que Él venga a nosotros y nosotros le amemos en verdad. Cuando Cristo viene a llenar toda la casa de nuestro corazón, todos los problemas, todos los desvíos, todas las intranquilidades desaparecen. Y también el pecado desaparece.

Porque la razón y el propósito de la existencia del hombre es volverse semejante a Cristo. Y esto ocurrirá solamente cuando asuma a Cristo como modelo absoluto, cuando viva y se comporte de acuerdo a Sus palabras y mandamientos.

(Traducido de: IPS Andrei Andreicuţ, Mai putem trăi frumos? Pledoarie pentru o viaţă morală curată, Editura Renaşterea, Cluj-Napoca, 2012, p. 51)