¿Cómo elegir los padrinos de bautizo y de bodas?

 

Los padrinos son los mentores espirituales de sus ahijados y tienen muchas más obligaciones que los propios padres. Los padrinos deben ser personas juiciosas, morales y apacibles: modelos a seguir en la sociedad.

Debe elegirse los padrinos de entre los mejores y más devotos cristianos, sin importar su condición social, porque los padrinos son los mentores espirituales de sus ahijados y tienen muchas más obligaciones que los propios padres. Los padrinos deben ser personas juiciosas, morales y apacibles: modelos a seguir en la sociedad. Deben conocer muy bien la fe ortodoxa, el Credo, las Sagradas Escrituras, el Catecismo Ortodoxo, además de asistir con frecuencia a la Iglesia.

Por eso, no pueden ser padrinos de bautizo y de bodas los cristianos de otras religiones (católicos, protestantes, sectarios, etc.), los que viven en concubinato (que no se han casado) y en desenfreno; tampoco los que no quieren tener ni criar hijos, los ebrios, los divorciados y los que no tienen una buena reputación.

(Traducido de: Ne vorbește Părintele Cleopa 5, Ediţia a II-a îngrijită de Arhimandrit Ioanichie Bălan, Editura Mănăstirea Sihăstria, Vânători-Neamț, 2004, p. 11)

Leer otros artículos sobre el tema: bautizo, padrinos