De cómo llegar al conocimiento verdadero

 

La contribución del hombre estriba en el esfuerzo ascético de purificarse de las pasiones y cultivar las virtudes. Aunque esto no es suficiente, sí es absolutamente necesario.

Vivir las cosas espirituales o divinas es posible y sigue siendo la única vía de llegar al conocimiento verdadero.

La contribución del hombre estriba en el esfuerzo ascético de purificarse de las pasiones y cultivar las virtudes. Aunque esto no es suficiente, sí es absolutamente necesario. Queda también la acción del Espíritu en el interior del hombre, que le revela a este las cosas del alma. El hombre es responsable de purificar su visión espiritual y mental, porque las cosas espirituales o divinas se conocen únicamente por medio de la visión espiritual y la experiencia.

En consecuencia, el conocimiento de Dios es fruto de la experiencia espiritual, de vivir las cosas divinas, y es posible gracias a la acción del Espíritu de Dios en el hombre. Y esta (la acción del Espíritu), a su vez, es condicionada por el estado interior del hombre.

(Traducido de: Părintele Constantin Coman, Erminia duhului, Editura Bizantină, București, 2002, pp. 222-223)