“¡Dios está con nosotros!”

 

Estas palabras te dan una fe imbatible en el triunfo de la justicia, la libertad y la vida.

¡No teman!”

Estas son las palabras que entonces, hoy, y hasta el fin de los tiempos, fortalecen al hombre para que pueda atravesar las desventuras, conquistar la cima de las montañas y vencer las olas del mar; son palabras que le dan una fe imbatible en el triunfo de la justicia, la libertad y la vida.

Desde hace más de dos mil años el hombre fue liberado del miedo y la soledad, y junto con todos sus hermanos pudo cantar: “Enteraos, pueblos: Dios está con nosotros” (Isaías 8, 9).

(Traducido de: Înaltpreasfințitul Iustinian Chira, Cuvintele Părintelui  un ghid al frumuseţii lăuntrice, Editura Mega, Cluj-Napoca, 2009, p. 128)