El amor y nada más que el amor…

 

Todas las virtudes, el ayuno, las postraciones y las inclinaciones, todo eso es bueno, porque son cosas divinas, pero al final de todas las virtudes está el amor.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu
Fuente:

Si no hay amor, no hay nada. Las Santas Escrituras y todos los Santos Padres dicen que Dios es amor. ¿Ves? Si no hay amor, no hay ningún provecho en nada. Todas nuestras acciones virtuosas son buenas —el ayuno, las postraciones, etc.— pero si no tenemos amor, de nada nos sirven. Es decir, en la cima de todas las virtudes se halla el amor. Ese es el final, porque si hay amor, es que estás cerca de Dios.

¿Ves? ¡El amor! Nada más. Todas las virtudes son buenas, pero puede que las tengas todas, pero si te falta el amor —porque la misma Escritura dice que “Dios es amor”— entonces estás lejos de Él. Todas las virtudes, el ayuno, las postraciones y las inclinaciones, todo eso es bueno, porque son cosas divinas, pero al final de todas las virtudes está el amor. Ya puedes hacer todas las buenas acciones que quieras, pero si no tienes amor, por una parte eres caritativo con tu prójimo, pero por la otra lo odias. Por un lado lo ayudas con tu caridad, pero por el otro lo persigues. ¿Ves? Por eso es que el amor cubre un sinfín de pecados.

(Traducido de: Starețul Dionisie – Duhovnicul de la Sfântul Munte Athos, Editura Prodromos, 2009, p. 21)

Leer otros artículos sobre el tema: qué es el amor, don del amor, entender el amor, amor verdadero