El fuego de la fe en el alma del cristiano

 

Un alma pura es aquella que ha renunciado a sus pasiones y cada día se regocija con el amor divino.

Tal como el recuerdo del fuego no calienta al cuerpo, del mismo modo la fe sin amor no trae la luz del conocimiento al alma. Tal como la luz del sol atrae al ojo que está sano, el conocimiento de Dios, por medio del amor, atrae hacia sí la mente que es pura.

Una mente pura es aquella que se ha apartado del desconocimiento, para brillar completamente con la luz divina. Un alma pura es aquella que ha renunciado a sus pasiones y cada día se regocija con el amor divino.

(Traducido de: Sfântul Maxim MărturisitorulPatru sute de cugetări creștine, Editura Credința Strămoșească, Iași, 1998, p. 49)

Leer otros artículos sobre el tema: pureza de alma, alma pura, mente pura, fe en Dios, buscar la luz, luz de Dios