El sufrimiento que nos libra del sufrimiento

 

Yo le agradezco a Dios de todo corazón por haberme dado una cruz.

Muchas religiones se diferencian del cristianismo porque buscan una liberación del sufrimiento. En la Ortodoxia, solamente por medio del sufrimiento puedes escapar del sufrimiento. Luego, no es posible salvar al mundo sino con el sacrificio. (...)

Yo le agradezco a Dios de todo corazón por haberme dado una cruz. Pensaba así: “He sido honrado toda mi vida, pero no es suficiente… ¡hay que crucificarse!”. Y muchas veces dije: “¡Debes morir y resucitar cada día! ¡Si no sabes morir, no esperes resucitar!”.

(Traducido de: Ieromonahul Benedict Stancu, Iată duhovnicul: părintele Arsenie Papacioc, vol. 2, Editura Sophia, București, 2006, pp. 49-50)