En el amor es necesario tener una delicadeza especial

 

Puedes ser fiel y sincero y aún así carecer, en tus palabras y actos, de esa ternura que conquista corazones. Te doy un consejo: no muestres nunca una mala disposición de ánimo, no hables con enojo, no te portes duramente con nadie.

En el amor es necesario tener una delicadeza especial. Puedes ser fiel y sincero y aún así carecer, en tus palabras y actos, de esa ternura que conquista corazones. Te doy un consejo: no muestres nunca una mala disposición de ánimo, no hables con enojo, no te portes duramente con nadie. Ninguna mujer del mundo sufrirá tanto, como tu propia esposa, por culpa de las palabras hirientes e impulsivas que salgan de tu boca. De entre todas las cosas del mundo, lo que más debes temer es entristecerla.

El amor no te da derecho a ser grosero con quien amas. Cuanto más estrecha sea la relación entre dos personas, más duele una mala mirada, el tono de la voz, un gesto cualquiera o una palabra de enfado o simplemente dicha sin pensar.

(Traducido de: Cum să întemeiem o familie ortodoxă. 250 de sfaturi înţelepte pentru soţ şi soţie de la sfinţi şi mari duhovnici, Editura Cartea Ortodoxă, Bucureşti, 2011, p. 114)