Entendiendo algo que suele parecernos atroz

 

La muerte es algo necesario para que Él nos pueda recibir con Su paternal y dulce abrazo, esta vez para no volver a separarnos jamás.

Cualquiera de nosotros puede verse asaltado por el temor a la muerte. Es casi seguro que en algún momento experimentaremos ese miedo. Entonces, estemos preparados para enfrentarlo, pero sin miedo. ¿Qué significa la muerte para nosotros, los cristianos? El regreso a nuestra patria celestial, a la resplandeciente morada de nuestro Padre Celestial. ¿Seríamos capaces de temerle a algo bueno? ¿Es que el soldado siente miedo cuando finaliza su período de servicio y le dicen que está libre y que puede volver a casa? ¿Por qué temer, en vez de alegrarnos? Hay soldados que sirven por un período muy breve, y otros que lo hacen por más tiempo, pero cada uno de ellos se llena de alegía al verse libre del peligro y de la necesidad de luchar, para volver a casa.  Lo mismo ocurre con nosotros: hay unos que viven más, otros menos. Pero, tarde o temprano, todos moriremos. Este es un paso necesario para volver al Padre, Quien nos creó y nos trajo a este mundo, como si nos hubiera enviado a una guerra. La muerte es algo necesario para que Él nos pueda recibir con Su paternal y dulce abrazo, esta vez para no volver a separarnos jamás.

(Traducido de: Sfântul Nicolae Velimirovici, Sfântul Justin PopoviciLupta pentru credință și alte scrieri, traducere de prof. Paul Bălan, Editura Rotonda, Pitești, 2011, p. 52)