La codicia de Judas

 

A Judas la codicia lo ensombreció, enturbiando completamente su alma, para que no pudiera entender quién era y qué hacía.

¿Quién o qué enturbió la mente de Judas? La codicia, como cantamos en la iglesia: “Enfermándose con la codicia, (Judas) se oscureció”. Y tanto lo oscureció, que no dudó en vender al Maestro, al Creador del mundo, a Aquel que les concedió el don a los apóstoles, el Mismo que los llevó a obrar milagros y les impartió los Santísimos Misterios. “Por tu codicia, has vendido a Aquel que no tiene precio”. Se enfermó, y la codicia lo ensombreció, enturbiando completamente su alma, para que no pudiera entender quién era y qué hacía.

(Traducido de: Ne vorbește Părintele Cleopa, volumul 16, Editura Mănăstirea Sihăstria, p. 53)