La fe es admitir que estás en las manos de Dios

 

Tu permanente amparo depende de la todopoderosa ayuda de Dios, Quien nos mostró en Cristo Su amor y eterna misericordia.

La fe no es admitir teóricamente la existencia de Dios y la encarnación de Su Hijo, como si se tratara de cualquier filosofía. La fe es sentir que tu permanente amparo depende de la todopoderosa ayuda de Dios, Quien nos mostró en Cristo Su amor y eterna misericordia. La fe significa estremecerse buscando la salvación y hacer la voluntad de Dios para ser dignos de ella. para unirnos con el Dios del amor, el único Que es también salvación.

Esta fe no puede desligarse de la esperanza seria y extenuante en la santidad, hacia la pureza en la relación amorosa con Dios. La fe es una clase de intuición de las realidades prometidas y una confirmación de ellas por medio del buen sentido, y una degustación de lo que son.

(Traducido de: Drd. Alexandru Prelipcean, Spiritualitate creștină și rigoare științifică. Notele de subsol ale Filocaliei românești. Volumul I, Editura Doxologia, Iași, 2013, p. 243)

Leer otros artículos sobre el tema: fe, Reino de los Cielos, misericordia, amor de Dios