La “Oración de Jesús”, siempre y en todo lugar

 

Repite la “Oración de Jesús” contra los malos pensamientos. Es la única forma de oponerte a ellos.

Repite la “Oración de Jesús” contra los malos pensamientos. Es la única forma de oponerte a ellos. Recuerda: estamos obligados a mantenerla en nuestros labios, aún sin hablar. Eso sí, no es posible practicar la oración mental sin la autorización y la guía de un mentor espiritual.

Estando en la iglesia, cuando el demonio te golpee para cerrarte los ojos, esmérate en repetir la “Oración de Jesús”. Permanece atento a los catismas, porque estos te enduzarán aún más. Hay mucha sabiduría y dulzura en ellos, que te librarán del sueño y la angustia.

Tampoco caigas en excesos, es decir, no hables y no dirijas tu mirada a todas partes, porque Dios permitirá que el demonio se acerque, con toda su inmundicia, al templo de tu cuerpo.

(Traducido de: Starețul Anatolie de la Optina, Editura Doxologia, Iași, 2012, p. 108)