La oración es la llave para conocer la voluntad de Dios

 

Si quieres conocer la voluntad de Dios, primero tienes que renunciar totalmente a la tuya, a todos tus pensamientos y planes, y, con una profunda humildad, debes pedirle Su consejo en oración.

Si quieres conocer la voluntad de Dios, primero tienes que renunciar totalmente a la tuya, a todos tus pensamientos y planes, y, con una profunda humildad, debes pedirle Su consejo en oración. Después, haz lo que se presente en tu corazón, porque esa será la respuesta de Dios. Aquellos que, por experiencia, se presentan con valor ante Él, cuando oran para conocer Su voluntad, escuchan en su interior la información divina. Así, aprenden a estar más atentos a su propia vida y no hacen nada sin esa “información”.

La oración santifica el lugar donde te encuentras y el trabajo que haces. La oración resuelve todo. Ella te hace caminar sobre el mar, acorta las distancias, cambia la disposición de las personas, y nos da amor, fe y paciencia para enfrentar esta vida.

(Traducido de: IPS Andrei AndreicuțMai putem trăi frumos? Pledoarie pentru o viață morală curată, Editura Renașterea, Cluj-Napoca, 2012, p. 46)