La salvación y la lucha con las pasiones

 

Esta es también nuestra lucha espiritual: oponernos las pasiones y destruirlas con la ayuda de Dios.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

Mi salvación no radica en asistir algunas veces a la iglesia y en dedicar mi tiempo a coser con un bastidor, sino en cuidar mi corazón y eliminar las pasiones: el orgullo, la vanidad, la soberbia, la ira, la maldad, la gula, los apetitos carnales y todo lo demás. Esta es también nuestra lucha espiritual: oponernos las pasiones y destruirlas con la ayuda de Dios.

(Traducido de: Sfântul Macarie de la Optina, Filocalia de la Optina, Editura Egumenița, Galați, 2009, p. 75)