Las alas del Santo Profeta Juan el Bautista

 

El Santo Profeta Juan el Bautista es retratado con alas, de acuerdo a las palabras que le dijiera el mismo Señor Jesucristo: Yo les digo que entre los hijos de mujer no hay ninguno más grande que Juan Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de Dios es más grande que él. (Lucas 7, 28) y “Estoy para enviar a mi mensajero, al que despejará el camino delante de mí” (Malaquías 3, 1).

El Santo Profeta Juan el Bautista es retratado con alas, de acuerdo a las palabras que le dijiera el mismo Señor Jesucristo:

“Yo les digo que entre los hijos de mujer no hay ninguno más grande que Juan Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de Dios es más grande que él.” (Lucas 7, 28) 

Junto a las palabras proféticas de Malaquías:

“Estoy para enviar a mi mensajero, al que despejará el camino delante de mí” (Malaquías 3, 1).

San Juan es, entonces, llamado “ángel” por parte del mismo Mesías y del profeta Malaquías.

La Santa Tradición llama a San Juan “Ángel del desierto”, porque toda su vida la pasó orando, en abstinencia y en castidad, sin ser tentado por las cosas del mundo, anhelando siempre lo Celestial. Este modo de vida se asemeja en todo al camino monacal, que también es llamado algunas veces “vida angélica”.

El ícono más antiguo conocido de San Juan el Bautista, en el que éste aparece entero y con alas, está en Serbia, en Arelje, y fue pintado aproximadamente en el siglo XIII. Otro ícono semejante, realizado un siglo más tarde, es una miniatura pintada en un Salterio serbio, actualmente conservado en Munich.

 

 

Leer otros artículos sobre el tema: San Juan el Bautista, Predecesor, Santos