No encuentro con quién casarme. ¿Qué puedo hacer?

 

Si por falta de capacidad para amar entendemos el rechazo emocional a una persona que, de acuerdo al pensamiento lógico, debería ser la adecuada, pero a quien nuestra alma no acepta y cuya compañía no soportamos tan siquiera un minuto, entonces es que definitivamente no debemos unir nuestra vida a alguien así.

Depende de la forma en que entendamos el amor. Si nuestra idea de amor es la de “Eugenio Oneguin” o “Romeo y Julieta”, entonces es mejor no esperar alcanzar semejante forma de estado emocional. Es mejor que Dios no nos envíe tal clase de pasiones, que en la literatura artística reciben el nombre de “amor”. Y aunque no soñemos con apasionadas historias románticas, seguimos hablando de “pasión”; por eso no es bueno esperar que nuestra vida sentimental conozca tales desviaciones.

Si por falta de capacidad para amar entendemos el rechazo emocional a una persona que, de acuerdo al pensamiento lógico, debería ser la adecuada, pero a quien nuestra alma no acepta y cuya compañía no soportamos tan siquiera un minuto, entonces es que definitivamente no debemos unir nuestra vida a alguien así.

Quien pueda vivir en oración, con la esperanza que Dios le enviará la persona con quien habrá de entenderse perfectamente, obtendrá eso que pide. La completa experiencia de la Iglesia nos habla de ello.

(Traducido de: Părintele Maxim Kozlov, Familia – ultimul bastion: răspunsuri la întrebări ale tinerilor, traducere din limba rusă de Eugeniu Rigoti, Editura Sophia, București, 2009, p. 13)

Leer otros artículos sobre el tema: casarse, con quién casarse, matrimonio, amor