San Máximo el Confesor nos explica los niveles de la oración

 

La oración realiza la unión del que ora con Dios, y la profecía por Dios exhorta al que profetiza a comunicar a los demás los bienes que se le han concedido.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

La oración del practicante consiste en pedir las virtudes, en tanto que la profecía (consiste) en la comunicación verdadera de las razones que hay en ellas. La oración del que se deleita contemplando la naturaleza consiste en pedir el conocimiento científico de las cosas, en tanto que la profecía consiste en comunicárselo a otros, en una enseñanza verdadera. Finalmente, la oración del que se deleita con la teología es el silencio místico, un tiempo en el cual la mente se hace, por medio de la negación de las cosas —en un sentido de dejarlas atrás— digna de la unión que sobrepasa cualquier razón y conocimiento; y su profecía es la iniciación mística de otros en todo esto. Porque la oración realiza la unión del que ora con Dios, y la profecía por Dios exhorta al que profetiza a comunicar a los demás los bienes que se le han concedido.

(Traducido de: Sfântul Maxim Mărturisitorul, Filocalia vol. III, Editura Apologeticum, 2005; p. 116)