Un método para reconocer qué pasiones se anidan en nosotros

 

Hay otra forma de sentir la presencia y la acción de las pasiones en nosotros, evidenciada por la forma en que reaccionamos cuando se nos reprocha algo o cuando alguien nos critica.

Otra preocupación de los Santos Padres consiste en la forma en que percibimos la presencia de las pasiones en nosotros. Estos venerables hombres, poseedores del don del discernimiento, analizaron los movimientos de nuestra alma, para ayudarnos a enmendarnos. Hay una forma de sentir la presencia y la acción de las pasiones en nosotros, evidenciada por la forma en que reaccionamos cuando se nos reprocha algo o cuando alguien nos critica; si nos enfadamos, es que “hemos sido vencidos (por dicha pasión)” (abbá Doroteo).

Dicho de otra manera, el enfado causado por las observaciones de los demás demuestra no solamente la existencia de esas pasiones en nosotros, sino también que las aceptamos voluntariamente. San Talasio señala que: “en nuestra alma se pueden esconder terribles pasiones, que se hacen evidentes solo cuando alguien nos señala sus efectos en nosotros”.

(Traducido de: Mitropolitul Hierotheos VlachosPsihoterapia ortodoxă: știința sfinților părinți, traducere de Irina Luminița Niculescu, Editura Învierea, Arhiepiscopia Timișoarei, 1998, p. 304)