Un océano de humildad

 

El amor es la fuente de la fe, el abismo sin fin de la paciencia más grande, un océano de humildad.

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

El amor, en cuanto cualidad, es la semejanza con Dios según las posibilidades de los mortales.

Y, después de ponerlo en acción, es como una embriaguez para el alma.

En cuanto particularidad, el amor es la fuente de la fe, el abismo sin fin de la paciencia más grande, un océano de humildad.

(Traducido de: Sfântul Ioan Scărarul, din Maxime și cugetări filocalice, Editura Fotini, Galați, p. 151)