De madrugada, conversando con Dios...

 

La oración más completa del sacerdote, del monje o del cristiano en general, es aquella cuando te quedas a solas con Dios, de madrugada, cuando reina una paz profunda y sientes que estás con Él.

—Quiero decirte algo: debes saber que se puede tener contacto con Dios. Nosotros, los sacerdotes, entramos en contacto con Dios por medio de las oraciones que elevamos, especialmente desde el Santo Altar. ¡Sobre todo en el Altar! Pero también en tu celda puedes hacerlo. La oración más completa del sacerdote, del monje o del cristiano en general, es aquella cuando te quedas a solas con Dios, de madrugada, cuando reina una paz profunda y sientes que estás con Él.

Una paz y una alegría que vienen de lo Alto…

—Sientes como un calor que viene a tu alma e inunda también todo tu cuerpo. Es como sumergirte en Él….

Es la mano del Señor, padre.

—De noche, cuando mi nieta se va a dormir, me quedo en la otra habitación, que es un poco más oscura, más amplia, y después vengo aquí. Pero es ahí donde hago mis oraciones. Y siento que Dios está ahí, a mi lado…

¡Qué cosa tan grande! ¡El Señor está con usted!

—Sí. Me acuesto con el corazón lleno.

(Traducido de: Preotul Dimitrie BejanBucuriile suferinței. Evocări din trecut, Cartea Moldovei, Chișinău, 1995, p. 91)