¡Mi corazón está listo!

 

Estamos obligados a prepararnos durante toda nuestra vida, de tal forma que cuando Dios nos llame, podamos decir como el salmista: “¡Mi corazón está listo!” (Salmo 107, 2).

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

Estamos obligados a prepararnos durante toda nuestra vida, de tal forma que cuando Dios nos llame, podamos decir como el salmista: “¡Mi corazón está listo!” (Salmo 107, 2). ¡Pongámonos el cinturón con hombría! ¿Qué significa esto? Significa que mi alma está siempre preparada y atenta. El que está bien ceñido es capaz de salir vencedor de la lucha. Por eso, también nosotros debemos ceñirnos bien el cinturón, porque después de partir de este mundo encontraremos adversarios. Pero no tengamos miedo. Quien guía nuestros caballos, el caudillo de nuestra lucha, es Cristo.

(Traducido de: Sfântul Ioan Gură de Aur, Problemele vieții, Editura Egumenița, Galați, 2007, p. 70)

Leer otros artículos sobre el tema: hombría, valor, fe en Dios