Oración y paciencia

 

Ante todo, como fundamento, decídete a soportar todas las tribulaciones que te sobrevengan. Con esto, la “Oración de Jesús” se te hará mucho más fácil.

«Me llena de alegría saber que quieres aprender a practicar la “Oración de Jesús”. Empieza orando con tu boca. Pero, ante todo, como fundamento, decídete a soportar todas las tribulaciones que te sobrevengan. Con esto, la “Oración de Jesús” se te hará mucho más fácil.

Atención: cuando la “Oración de Jesús” se convierte en un hábito virtuoso para el cristiano, inexorablemente viene acompañada por la enfermedad. Repitiendo la oración con la boca, lo primero que te dolerá serán los labios. Pero ese dolor pasa. Bebe menos té y más agua. Esta aligerará tu pecho, aliviará la vehemencia de tu corazón y disipará la pasión que ahora tienes».

(Traducido de: Starețul Anatolie de la Optina, Editura Doxologia, Iași, 2012, p. 107)