Saber mantenernos en el camino correcto

 

Ciertamente, el enemigo te insta a vengarte, pero Cristo, desde las alturas, te dice: “¡Perdona!”. Mas tú respondes: “¡No quiero obedecerte, Señor! ¡No tengo tanta paciencia!”.

¡Bienaventurados y muy bienavuenturados son aquellos que avanzan por el camino correcto! Pero ¿cómo hacer para mantenernos en ese camino? Y es que el enemigo no deja de atacarnos… Te mantienes, cumpliendo con los mandamientos evangélicos y practicando la “Oración de Jesús”. Si alguien te ofende, tratas de ser paciente. Ciertamente, el enemigo te insta a vengarte, pero Cristo, desde las alturas, te dice: “¡Perdona!”. Mas tú respondes: “¡No quiero obedecerte, Señor! ¡No tengo tanta paciencia!”, y terminas insultando a tu hermano, para después llenarte de temor. La “Oración de Jesús” nos enseña a ser mansos, nobles y pacientes.

¡Concédenos, Señor, si no amar a nuestros enemigos, al menos saber perdonarlos!

(Traducido de: Starețul Varsanufie de la Optina, Editura Doxologia, Iași, 2011, p. 181)