Los efectos taumatúrgicos del amor

 

¿Cómo podríamos recibir inmediatamente el perdón, por medio del amor, si no es con el sacrificio?

Traducción y adaptación: Jose David Menchu

El amor sana. Ciertamente, el amor nos protege del pecado. El amor supera todas las necesidades y todos los convencionalismos, y nos trae la Gracia del Espíritu Santo.

No solamente San Juan Climaco nos habla de esto. Por ejemplo, San Porfirio dice: “¡La mejor vía para vencer las pasiones es el amor!”.  Desde luego que es un camino arduo: ¿por dónde empezamos si somos pecadores? La respuesta es sencilla: partimos de Dios, intentando guardar Sus mandamientos desde los cimientos. ¿Cómo podríamos recibir inmediatamente el perdón, por medio del amor, si no es con el sacrificio? ¿En qué consiste esto? En volvernos a lo profundo de nuestra alma y pensar hondamente en los misterios de la salvación y, tal como queremos ser perdonados, perdonar a nuestros semejantes.

(Traducido de: Ieromonah Savatie Baștovoi, A iubi înseamnă a ierta, Ed. Cathisma, București, 2006, p. 26)