No basta con tener un buen padre espiritual

 

Escúchame, cristiano: ¿qué podría hacer por ti un buen padre espiritual, si tú mismo no luchas por salvarte?

Muchos van de aquí para allá, buscando un padre espiritual “santo” y “caristmático”. Escúchame, cristiano: ¿qué podría hacer por ti un buen padre espiritual, si tú mismo no luchas por salvarte? ¿Alimentar tu egoísmo y tu vanidad, por tener un confesor “santo” y “carismático”?

No olvides que Judas tuvo como mentor al mismo Cristo. Tres años estuvo a su lado, viendo Su bondad, Su amor, Su paciencia, Su divinidad… pero no le sirvió de nada. Y no sólo eso, sino que hasta perdió su alma, “se ahogó en la orilla”, aun teniendo a mano el ejemplo de Cristo, Quien “no pudo” salvarlo. ¡Por favor, medita sobre todo esto!

(Traducido de: Arhimandritul Vasilios BacoianisDuhovnicul și spovedania, traducere din lb. greacă de pr. Victor Manolache, Editura de Suflet, București, 2012, p. 83)